• Laura Peláez

¿Cómo salgo de un bloqueo creativo?

“¿Y si no valgo para esto? ¿Y si he elegido el camino equivocado? ”Los “y si” nos martirizan a diario y nos atan de tal manera que perdemos la oportunidad de hacer algo que tal vez (y casi seguro) nos aportaría algo positivo, y todo por situaciones y posibles repercusiones que ni siquiera existen. O sí, pero solo en tu cabeza, que es aún peor. ¿Sientes pasión por algo? Deja los “y si” enterrados bajo ocho toneladas de tierra y lánzate. No sirven de nada. Pero ¿y qué pasa cuando estás bloqueado? A todos nos ha pasado, sobre todo a ti, personita creativa que me estás leyendo. Las crisis son normales, y aunque se pasa bastante mal incitan al cambio y a conocerte más en profundidad. Hay que sacar el lado positivo de ellas.Hoy voy a hablarte de lo que me funciona a mí para salir de ellas.

1. No tengas miedo a rebuscar dentro de ti.A todos nos asusta indagar demasiado en nuestros sentimientos, y más aún compartirlos con los demás. Nos hace vulnerables, y nos expone demasiado. Pues bien, si algo me ha servido a mí ha sido compartirlo. Habrá gente a la que le importe tres narices por lo que estás pasando, pero también habrá alguien que se sienta identificado contigo, y eso es muy especial, además de que te ayudará a conocerte aún mejor. Rebusca y vuelve a rebuscar. Si no encuentras aquello que te está frenando no podrás solucionarlo. 2. Si algo te bloquea céntrate en otra cosa.Seguro que os ha pasado (a mí ayer sin ir más lejos) que tenéis algo entre manos, ya sea un proyecto, un trabajo o simplemente una idea en pañales, que os ronda en la cabecita pero que parece no tener sentido. No conseguimos nada dándole vueltas y más vueltas si estamos bloqueados. Ponte a ver una serie nueva, llama por teléfono a tu madre y cuéntale lo que hiciste ayer (o mejor no), redecora tu casa, haz un DIY que encuentres por Pinterest, ponte música y baila a lo loco. En definitiva: distráete lo máximo posible y deja de pensar en eso que te está atormentando. Funciona. 3. Haz algo muy aburrido.Maldita monotonía… Que si fregar los cacharros, que si poner lavadoras y lo que es aún peor… ¡tener que tenderlas y luego doblar la ropa!, que si limpiar el polvo… Pues si de algo me he dado cuenta es de que ese tipo de tareas soporíferas me ayudan a inspirarme, como lo lees. Será porque se hacen sin pensar y de forma rutinaria, pero más de una vez me he sorprendido fregando la taza del desayuno y pensando en una idea a la que dar forma. 4. Corre un riesgo.A ver, que yo aventurera poco, pero hay muchas cosas que me “aterran”. Ve solo a un evento en el que sabes que no conocerás a nadie, inscríbete en un cursillo de macramé (o de puenting, si te va más ese rollo). Sal de tu zona de confort. Además de encontrar inspiración te sentirás tan bien contigo mismo que querrás seguir corriendo riesgos. Superar situaciones que nos crean ansiedad es muy satisfactorio. 5. Empápate del trabajo de los demás.Esto no significa que vayas a copiar lo que hacen, creo que no hace falta que lo diga, pero ver el trabajo de otros artistas (fotógrafos, ilustradores, diseñadores, escritores…) y empaparte de él te va a sacar de ese bloqueo mental tan terrible, y te va a dar ganas de hacer mil cosas. También puedes inspirarte en otro artista, ¡siempre dando crédito, por supuesto!6. Confía en lo que vales.Tienes una crisis, vale, muy bien, pero vas a salir de ella. No te martirices, no te compares con nadie más, y piensa en todo lo que has conseguido anteriormente. De todo se sale y solo tú puedes cambiar lo que te está frenando. Haz las cosas con pasión y no dudes de que puedes llegar a donde te propongas. Y con música todo irá mejor.


PD: Si nada de esto funciona, siempre puedes verte una serie en Netflix, que las hay muy chulas.

1 comment
  • Black Instagram Icon
  • Black Facebook Icon

© 2018 Laura Peláez | Lualunera